Pues sí, el peso de gran parte de alimentos cambia después que los cocinamos.

Disminuyen su de peso

Cuando cocinamos alimentos ricos en proteínas el peso de estos alimentos disminuyen.

De esta manera la carne y el pescado tienden a disminuir de peso. Tanto las carnes a la plancha, salteadas o asadas disminuyen su peso en un 20%, por lo que 100 gr de carne cruda equivalen a 80 gr cocinada. En cuanto al pescado, da igual si se hace al vapor, al horno o frito, reduce su peso en un 15%, así que 150 gr en crudo son unos 130 gr cocinado.

Aumentan su peso

Los alimentos energéticos, aquellos que aportan más carbohidratos, son los que aumentan de peso al cocinarlos. La pasta (fideos) crece dos veces y media más de su peso original, por tanto si cocinas 45 gr de pasta cruda, ten en cuenta que al final estarás comiendo 115 gr cocida. Y con el arroz pasa más de lo mismo ya que triplica su peso de crudo a cocido.

Las legumbres (menestras) son otro grupo de alimentos que aumenta su peso al cocerlas. Exactamente tres veces más de su valor en crudo. 60 gr de legumbres crudas equivalen a 180 gr de legumbres cocinadas.

No sufren mayor variación

En cambio, las papas y las hortalizas (verduras) mantienen sus propiedades intactas, aunque tienden a perder un poco de peso cuando se cocinan al vapor.

Con información de Mens Health

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here