Un informe de Oxfam Intermón revela que los dos grupos más afectados son los menos responsables de la crisis climática: las personas en mayor situación de pobreza y exclusión y las generaciones futuras.

El 1 % más rico de la población mundial (63 millones de personas) es responsable de más del doble de las emisiones contaminantes a la atmósfera que la mitad más pobre del planeta (3.100 millones) entre 1990 y 2015, según un informe de la organización internacional Oxfam Intermón.

Oxfam Intermon destaca en el informe ‘Combatir la desigualdad de las emisiones de carbono’ que los dos grupos más afectados por este desequilibrio son los menos responsables de la crisis climática, es decir, las personas más pobres y con mayor riesgo de exclusión y las generaciones futuras.

«El consumo excesivo de una minoría rica está exacerbando la crisis climática», señaló Paula San Pedro, portavoz de cambio climático de Oxfam Intermón (OI)

Los mayores contaminadores

La portavoz de cambio climático de OI, Paula San Pedro, ha explicado a EFE que los consumidores más ricos «se encuentran en Estados Unidos y Europa», lo que desmonta la teoría de los últimos años que ha centrado la responsabilidad del aumento de emisiones en el creciente consumo de la clase media en China y la India.

Y el mayor porcentaje de emisiones de este porcentaje más rico «se concentra en cualquier mecanismo de transporte, desde los jets privados a un deportivo, aunque resulte sorprendente», según San Pedro.

La investigación evalúa las emisiones de carbono fruto del consumo con ingresos económicos entre los años 1990 y 2015, «los 25 años en los que la humanidad duplicó la cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera» en comparación con el periodo 1890-1990.

Neoliberalismo y presupuesto de carbono

El estudio señala además que el 10 % más rico dilapidó un tercio del presupuesto global del carbono restante para mantener la temperatura del planeta por debajo del 1,5 grados -como recomiendan los científicos- frente al 4 % de la mitad más pobre de la población mundial.

El presupuesto de carbono es la cantidad de dióxido de carbono que puede emitirse a la atmósfera sin provocar que el calentamiento global exceda los 1,5 grados.

Si las emisiones del 10 % de la población más rica continua al ritmo que lleva, «el presupuesto de carbono se agotará en 2030», según la portavoz de OI.

Por ello, en este momento en el que se estudian los planes de recuperación, «es fundamental que este mensaje cale, no sirve volver a la normalidad anterior en la que las políticas neoliberales han favorecido a unos pocos, los más ricos, y ha creado esta tensión climática».

«El mapa de emisiones refleja que el consumo de carbono ha servido para enriquecer a unos pocos y no para sacar a la gente de la pobreza. Este modelo ha caducado y es urgente poner en marcha uno nuevo», asegura San Pedro.

«La recuperación tiene que tomar en cuenta estas variables», sostiene, porque las variables demuestran «mayor desigualdad, con un 55 % de la población mundial con menos de 5,5 dólares al día, que es el umbral de pobreza y donde esa brecha entre ricos y pobres va aumentando».

«Las políticas de la recuperación deben asegurar que la transición justa no deja a nadie atrás», según San Pedro, quien subraya que las mujeres que encabezan familias, tienen entre un 30 y un 120 % más de probabilidades de caer en la pobreza energética, que un hombre.

Con información de RPP Noticias, El Economista y Oxfam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here