El tratamiento con oxígeno hiperbárico de tres meses revierte procesos de deterioro físico y sus enfermedades asociadas.

Investigadores israelíes de la Universidad de Tel Aviv han lanzado un estudio en el que afirman haber revertido el proceso del envejecimiento celular en humanos por primera vez en la historia.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista biomédica Aging, los expertos aseguran haber extendido la longitud de los telómeros, las estructuras que protegen las puntas de los cromosomas, y en cuyo acortamiento recae el deterioro de las células.

El estudio detalla que los expertos sometieron a 35 personas mayores de 64 de años a una terapia con oxígeno hiperbárico en cinco sesiones de 90 minutos semana durante 3 meses. Gracias a la absorción de oxígeno puro en la cámara presurizada, los telómeros de las células se extendieron hasta en un 20%.

La longitud de los telómeros, los extremos de los cromosomas, está vinculada al envejecimiento.

«Los telómeros más largos se correlacionan con un mejor rendimiento celular”, dijo a ScienceAlert Shai Efrati, profesor de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Neurociencia Sagol de la Universidad de Tel Aviv, en Israel.

Efrati señaló en otro comunicado que comprender el acortamiento de los telómeros «se considera el ‘Santo Grial’ de la biología del envejecimiento», aunque este depende ciertamente de muchos otros factores y va mucho más allá de la longitud de estos elementos.

¿Qué son los telómeros?

Su nombre, de origen griego, significa literalmente «parte final«, y es que los telómeros son eso: los extremos de los cromosomas, algo parecido a las puntas de plástico de los cordones de los zapatos; su función principal es proteger el material genético que porta el resto del cromosoma.

A medida que nuestras células se dividen para multiplicarse y para regenerar los tejidos y órganos de nuestro cuerpo se va reduciendo la longitud de los telómeros, y por eso con el paso del tiempo se hacen más cortos.

Telomere shortening with each round of cell division, conceptual 3D illustration. Telomeres shorten with age and during different pathological processes

Cuando finalmente los telómeros se quedan tan pequeños que ya no pueden proteger el ADN, las células dejan de reproducirse: alcanzan un estado de senectud o vejez.

Por eso, la longitud de los telómeros se considera un «biomarcador de envejecimiento» clave a nivel molecular, aunque no es el único, y en años recientes ha atraído la atención de numerosas investigaciones.

Con información de RPP Noticias, RT actualidad y Forbes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here