Los restos de una mujer con un “equipo de caza mayor” en los Andes peruanos divide a los investigadores y plantea nuevas preguntas sobre el papel de las mujeres en las tribus antiguas.

El sorprendente hallazgo de la osamenta de una mujer enterrada hace más de 8,000 años con un conjunto de armas líticas en la región Puno, evidencia que la caza de animales en la prehistoria tuvo un protagónico rol femenino y no era exclusiva de los hombres, al menos en el continente americano.

Así lo revela una investigación dirigida por la Universidad de California Davis, publicada recientemente en la prestigiosa revista científica Sciencie Advances con el título “Female hunters of the Early Americas” (“Cazadoras mujeres en la América temprana”, en castellano) y ha sido destacada por importantes medios de comunicación internacional como BBC Mundo, National Geographic y el diario español El País, entre otros. 

La importancia de esta investigación radica en que, gracias a la arqueología, se constata que las mujeres cumplieron un rol protagónico en la caza de animales como medio de subsistencia en tiempos aurorales de la especie humana.

La teoría de la participación masculina en la caza y de la mujer en la recolección como roles exclusivos desde los albores de la humanidad, defendida durante muchos años por la antropología y la etnografía, pierde consistencia con este estudio de la Universidad de California Davis

En todo caso, la división del trabajo por género que se observa en ciertos yacimientos humanos de cazadores y recolectores, así como en las primeras sociedades agrícolas donde la caza de animales tiene un bajo nivel de participación femenina, ocurrió posteriormente a los periodos Pleistoceno Tardío y Holoceno Temprano (entre 1.8 millones de años hasta los 10,000 años antes de Cristo) en las Américas, a la que pertenecen los restos óseos de la mujer y las armas descubiertas por los investigadores en el altiplano peruano. 

Para conocer detalles de este revelador estudio se puede acceder al artículo científico en la versión digital de la revista Science Advances.

Con información de Andina y de Kipu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here