El 3 de julio es el día internacional sin bolsas de plástico.

En 1933, y de manera accidental, se descubre el polietileno, que es el principal elemento con el cual se fabrican las bolsas de plástico.

En 1965, en Suecia, se patenta la primera bolsa de plástico y se empiezan a producir estas bolsas de forma masiva en toda Europa y en pocos años las bolsas de plástico desplazan a las bolsas de tela y de papel

En 1929 las bolsas de plástico llegan a EE.UU. y al igual que en Europa desplazan a las bolsas fabricadas con otros elementos.

A finales de la década de los 80 casi todos los países del mundo ya utilizan bolsas de plástico y estas bolsas desplazan a las bolsas fabricadas con otros elementos.

En 1997 el científico Charles Moon en un viaje al océano Pacífico (en la zona norte) descubre una isla: pero una isla de basura formada por residuos de botellas y bolsas de plástico. Unos años después se descubre una segunda isla de basura esta vez en el océano Atlántico. Y solamente un par de años después se descubre una tercera gran isla de basura, esta vez en el Pacífico sur.

Llegamos al año de 2002. Estamos en Bangladesh que es el primer país que prohibió completamente el uso de bolsas de plástico, ¿porqué lo hicieron? Porque en este país ocurren con mucha frecuencia inundaciones, y las bolsas de plástico obstruyen las tuberías y los desagües, y cuando calles se inundaban el agua no tenía por donde drenar. Por ellos las bolsas plásticas fueron declaradas el enemigo público número uno y se prohibieron en su totalidad.

En el 2011, nosotros, los seres humanos empleamos un millón de bolsas de plástico cada minuto, lo que equivale a 500 mil millones de bolsas de plástico al año.

En la actualidad (2020) esa cifra se ha duplicado, lo que significa que estamos utilizando un billón de bolsas de plástico cada año, y un billón es una cifra enorme muy grande, equivale a un número uno seguido de 12 ceros.

El peligro de las bolsas de plástico

Las bolsas de polietileno demoran más de cuatro siglos en degradarse completamente, son uno de los objetos más contaminantes del planeta, es la principal fuente de contaminación de mares y océanos dañando la diversidad biológica marina.

Por eso ponerle fin al uso de las bolsas de plástico es algo crucial para el futuro de la humanidad, mientras esperamos a que las grandes empresas y corporaciones dejen de producirlas: ¿qué podemos hacer nosotros?

1) Reducir el uso de bolsas de plástico

En primer lugar reducir si te pones a pensarlo bien, utilizas de 5 a 10 bolsas de plástico al día, esa cifra es insostenible. Recuerda que todo ese plástico van a los vertederos de basura y finalmente al mar, así que ¿por qué no puedas a reducir el uso de bolsas de plástico? Trata de usar solamente dos o una bolsa de plástico al día. Y sería mucho mejor si no utilizas bolsas de plástico. Puedes reemplazar estas bolsas por bolsas de tela o de papel.

2) En segundo lugar reutilizar puedes reutilizar las bolsas de plástico

Una bolsa de plástico no solo sirve para darle un uso y luego desecharla, puedes utilizar una bolsa de plástico una y otra y otra vez. La próxima vez que vayas a una tienda o un supermercado y que ofrezca una bolsa de plástico: rechaza la bolsa, no la utilices y saca de tu bolsillo la bolsa que vas a reutilizar.

Si te pones a pensar una bolsa de plástico puede tener muchos usos, puede ser reutilizada de muchas maneras, por ejemplo: puedes llevar tus documentos o tus papeles una y otra vez a la oficina, luego esa misma bolsa de plástico te podría servir para ir al mercado y hacer las compras cotidianas, finalmente esa bolsa también podría servir para echar otros residuos y esperar a que se lo lleve el camión de la basura.

Con estas dos simples medidas ya le estamos haciendo un gran favor, un gran servicio al medio ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here