El día 24 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Evolución, primero porque fue la fecha en la que se publicó «El Origen de las Especies». Pero también porque fue un día como hoy, en 1974, que se descubrieron los restos fósiles de Lucy. 

¿Quién es Lucy?

Una mañana de domingo, el 24 de noviembre de 1974, un equipo de investigadores estaba excavando un sitio remoto de la región de Afar, en Etiopía. Y encontraron el 40% del esqueleto de un homínido (uno de juestros antepasados), el esqueleto estaba bien conservado y tenía más de tres millones de años.

Por la noche, en el campamento, sonaba una canción de los Beatles:»Lucy in the Sky with Diamonds».

Artista: The Beatles Álbum: Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967)

Donald Johanson, el paleoantropólogo que descubrío los fósiles creía que el esqueleto era de una mujer.

«¿Por qué no la llamas Lucy?», le dijo alguien.

La sugerencia cayó como anillo al dedo.

«De repente», recuerda Johanson, «ella se convirtió en una persona».

Pasaron unos cuatro años hasta que Lucy fue descrita oficialmente.

Pertenecía a una nueva especie llamada Australopithecus afarensis y era evidente que era uno de los fósiles más importantes nunca antes descubierto.

¿Cómo era Lucy?

Medía 1.1. metros de altura y pesaba 27 kilos.

Su cráneo, mandíbula y dientes eran más como los de un simio que las de otros Australopithecus.

El lugar donde estaba encajado el cerebro era muy pequeño, no mayor que el de un chimpancé.

Pero Lucy ya caminaba erguida.  Y el caminar es uno de los rasgos que nos hacen exclusivamente humanos.

Además de frutas, Lucy se alimentaba de pastos y juncos y, posiblemente, carne.

Lucy murió a la edad de 20 años al caer de un árbol, por sus huesos se sabe que ya había alcanzado la edad adulta.

En síntesis, Lucy era algo a mitad de camino entre los simios y los humanos.

¿Dónde se ubica entonces en nuestro árbol genealógico?

Al parecer, Lucy no nos remonta a nuestros ancestros comunes con el chimpancé como se pensaba.

Los últimos estudios genéticos indican que nos separamos de los chimpancés mucho antes, quizá incluso hace 13 millones de años.

Pero la especie de Lucy sigue siendo el mejor candidato a ser nuestro ancestro directo. Pero hace falta hallar más evidencia fósil de ese período.

Con información de BBC MundoNational Geographic

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here