Los perros se saludan entre sí oliéndose el trasero, ¿por qué hacen esto? Muy sencillo: oliéndose el trasero, los perros pueden saber a través del olor el sexo del otro perro, su personalidad, la edad, la raza, etc. Además, los perros son capaces de percibir a través del olor, cómo nos sentimos: alegres, tristes, enfadados, etc.

El perro tiene muy desarrollado el sentido del olfato. Se calcula que el olfato de un perro es 10 000 veces superior al olfato de un humano.

Un perro es capaz de recordar a una persona antes por su olor que por su aspecto, al contrario que los humanos, que tendemos a recordar más a las personas de forma visual. Gracias a su olfato el perro no solo percibe lo que tiene frente a él, sino también lo que se acerca y lo que ya se ha ido.

El olfato, además, tiene una función muy importante: reproducirse: las hembras en celo liberan unas sustancias llamadas feromonas. Con las feromonas las perras mandan señales olfativas que indican al macho que están dispuestas para reproducirse.

Debido a su gran olfato los perros han sido empleados para la caza y en la persecución de delincuentes. Ahora realizan otras tareas como rastrear bombas, dinero falsificado y drogas. Pero también para ubicar a victimas después de los terremotos, ya que pueden percibir el olor de personas enterradas hasta a 12 metros de profundidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here